Tarta de cerveza negra y cerezas cubiertas de chocolate

Si coges un montón de cerezas, jugosas y apretaditas, y las sumerges en un bol lleno de chocolate negro; dejas que se enfríen y te las vas comiendo una a una, como bombones ¡Te mueres en una explosión crujiente de chocolate y delicioso sabor a cereza!

Pero, si aún eres más golosófila, y las pones encima y en el relleno de una tarta de cerveza negra, mouse de queso con lima y sirope de chocolate ¡Gozas amig@!

Eso he hecho yo, y eso te propongo que, si tienes una buena tarde, una mala tarde, un rato, hagas tú ¡Porque esta tarta está deliciosa! Fresquita, ligera, te arregla un día chungo y mejora un buen día.

Con chocolate, cerezas, más chocolate, mousse de queso, ralladura de lima ¡Ay, como me he puesto! ¡Me ha arreglado el día! Si te animas, es una tarta fácil ¡Que se come sola, oye! (Espero que se engorde a sí misma, que se me va la operación bikini hacia operación neopreno peligrosamente).

En esta tarta tan fácil, la única cosilla que tiene un poco más de ciencia es atemperar el chocolate para cubrir las cerezas.

Era la primera vez que me atrevía (¡Por fin!) a intentar atemperar chocolate; y, como aún me queda mucho que aprender, mucho que probar y mucho que fallar, opté por el método de atemperado más sencillo que he encontrado; a pesar de que hay otros que tampoco son demasiado complicados, para empezar por el principio, me decidí por probar con el más fácil: el método de Sweetapolita (The Sweetapolita bakebook).

Si, como yo, eres novatill@ en esto del chocolate, te cuento:

Atemperar chocolate consiste en templarlo hasta que alcanza una temperatura que oscila entre los 28º y medio para el chocolate blanco, y los 30º para chocolate negro, cuando vas a utilizarlo para coberturas o elaboración de bombones. Se derrite tratando de que no alcancé temperaturas muy elevadas, y se trabaja hasta templarlo a 30º (aproximadamente, esta temperatura varía en función del tipo de chocolate, negro, con leche o blanco) para que conserve su brillo y textura suave. De forma que el resultado de las coberturas y bombones que prepares, sea un chocolate brillante y flexible; en lugar de apagado y con aspecto de seco, como ocurre si no realizas esta parte de la elaboración cuando trabajas con chocolate (comprobado, queda apagado, con trazas y rallas extrañas y un aspecto nada apetecible).

Esto ocurre porque la manteca de cacao, una grasa deliciosa, pero muy delicada, es muy sensible a los cambios de temperatura y se daña a temperaturas muy altas. Por eso, siempre que elabores dulces con chocolate, trata de fundirlo a temperaturas moderadas, y retíralo del fuego antes de que se haya derretido por completo. Puedes terminar de derretirlo por completo removiendo suavemente hasta fundir todos los pedazos.

Pero, si además el chocolate va a ser tu prota, y su brillo es clave en el resultado, atemperálo siempre. Vaya por delante que en mi primera vez no he conseguido que me queden como me hubiera gustado, pero, me he lanzado, y seguiré investigando, probando y fallado ¡Hasta lograr un bombón decente!

*Si te apasiona el chocolate, como me pasa a mí, puede que te guste este post* 😉

MÉTODO DE SWEETAPOLITA PARA ATEMPERAR CHOCOLATE ¡FÁCIL Y SIN COMPLICACIONES!:

  1. Para tener éxito con este método es mejor utilizarlo como mucho con 200gr. de chocolate negro. Según explica Rosie en el libro, sirve para cualquier tipo de chocolate. Yo puedo decirte que lo he probado con 200 gr. de chocolate negro de cobertura.
  2. Pon el chocolate troceado en un bol apto para microondas.
  3. Caliénta el chocolate 1 minuto. Sácalo y remueve suavemente, para que el calor de unos trocitos ayude a derretir otros * Yo lo puse 45 segundos*.
  4. Vuelve con él al microondas 30 segundos más. Saca y remueve con cuidado, no importa que aún queden pedacitos enteros, remueve, se irán derritiendo con el calor de los pedacitos que ya se hayan derretido.
  5. En caso de que queden trocitos que no se derritan removiendo, vuelve al microondas de 5 en 5, o de 10 en 10 segundos. No más, ya que si se pasa de temperatura (más de 32º), se dañará.
  6. En caso de que creas que se ha calentado demasiado, puedes añadir alguna oncita más, en trocitos chiquititos. Remueve suavemente hasta que vuelva a estar a 30º.

*Los chocolateros dejan siempre una pizca de chocolate en el bol, cuando derraman el chocolate para atemperarlo, así, esa pequeña cantidad, aún caliente, templa el chocolate cuando lo devuelven al bol. Sirva esto de principio para enfriar, o para calentar ligeramente.*

Utilizando un termómetro digital, comprueba que tu chocolate está a 30º, si supera esta temperatura, cambiálo a un recipiente frío, y remueve suavemente, hasta lograr que esté a esa temperatura.

Puedes ir intercambiando de un bol a otro.

Una vez tengas el chocolate derretido a 30º, puedes comenzar a bañar las cerezas, bien limpitas.

Después deja que se enfríen por completo, antes de utilizarlas (o comértelas a puñados. lo que veas que va a pasar primero)

TARTA DE CERVEZA NEGRA, MOUSSE DE QUESO Y LIMA Y CEREZAS CUBIERTAS DE CHOCOLATE

Esta tarta es muy sencilla y queda súper rica. La mousse de queso y lima fresquita cubierta de sirope de chocolate, migas de bizcocho y ralladura de lima; y las cerezas bañadas (rebozadas, sumergidas, requete-requete-chocolateadas) en el relleno hacen que el resultado sea fresquito y lleno de sabor.

BIZCOCHO DE CERVEZA NEGRA Y CREMA FRESCA

Ingredientes:

110 ml. de cerveza negra

85 ml. de aceite de oliva suave

40 gr. de cacao natural sin azúcar*

45 ml. de crema fresca caliente

1 cucharada de melaza

90 gr. de harina común

1/2 cucharadita de sal (10 gr.)

1/4 cucharadita de pimienta negra molida

1/8 cucharadita de nuez moscada

1/8 cucharadita de vainilla en polvo

1/2 cucharadita de bicarbonato

1/2 cucharadita de levadura

1 huevos M a temperatura ambiente

75 gr. de azúcar moreno

 1 cucharadita de extracto puro de vainilla

Preparación:

Precalienta el horno a 175º y prepara los moldes, enmantecándolo ligeramente, con margarina o mantequilla clarificada. Cubre el fondo con un disco de papel sulfurizado. Si puedes, reservael molde en la nevera hasta que vayas a utilizarlo.

1. Pon en un cacito, a fuego medio- alto la cerveza negra con el aceite. Cuando esté bien caliente, no es necesario que rompa a hervir, pero si lo hace no hay problema, que esté bien calentita, retira del fuego.

Remueve para mezclar bien la cerveza con el aceite y añade de una sola vez el cacao, previamente tamizado. Remueve para que se integren por completo y reserva.

2. Calienta la crema fresca un poquito, y añádele las dos cucharadas de melaza. Tendrá aspecto de leche cortada, ya que no deja de ser una especie de yogur caliente, no te preocupes, este es el aspecto que debe tener. Reserva.

3. Pesa, mezcla y tamiza, el harina, con la sal y las especias. Reserva.

4. Comienza a batir los huevos con la pala. Bate un par de minutos a velocidad media, añade el azúcar de una vez, sube la velocidad y bate hasta que monten, 8-10 minutos.

5.Una vez estén bien esponjosos, y blanquitos, añade la mezcla de cacao, aceite y cerveza (ten cuidado de que esté templadito, no demasiado caliente, o cocinará los huevos). Mezcla por completo.

6. Retira el vaso de la batidora y, batiendo a mano, añade la mezcla de harina y especias, intercalándola con la crema fresca mezclada con la melaza (3 veces el harina-2 veces la crema fresca). Bate despacito cuando empieces a añadir las harinas, con movimientos suaves.

7. Por último añade el extracto puro de vainilla.

*Moldes: Yo utiilicé dos moldes de 1o cm. de diámetro, con 225 gr. de masa en cada molde.

Hornea 18- 2o minutos, según tu horno (y lo cachondo que sea). Trata de no sobre-hornear.

El bizcocho estará listo, cuando al pincharlo con un palillo, salga con alguna miguita, pero no pringoso ni sucio de masa cruda.

Una vez fuera deja que termine de enfríarse sobre una rejilla y desmolda cuando esté completamente frío. No retires el papel de horno de la base.

Mousse de queso:

Ingredientes:

200 gr. de queso crema (que no sea light, necesitas su grasitas para que cuaje perfectamente)

2 cucharadas de azúcar glas, tamizado previamente

La ralladura de 1 lima

1/2 cucharadita de zumo de lima

1 pizca generosa de sal (*Yo la muelo con un molinillo, y esta vez utilicé sal persa azul)

300 gr. de nata montada, bien firme y fría (*Móntala fría, y conserva en frío constatemente)

1 cucharadita de vainilla en pasta

Preparación:

  1. Monta la nata bien firme, con cuidado de que no empiece a amarillear o puedes acabar con un delicioso montón de mantequilla casera. Reserva en la nevera.
  2.  Mezcla el queso con el resto de ingredientes: la ralladura, el zumo, la sal, la vainilla y el azúcar glas, pasado por el tamizador más finito que tengas.
  3. Bate 3- 4 minutos a velocidad media, hasta que esté cremosito. Sube la velocidad y dale un batido fuerte muy breve.
  4. Retira el vaso de la batidora, y, utilizando una espátula, incorpora la nata montada, con movimientos envolventes muy suaves, para que pierda la menos cantidad de aire posible.
  5. Reserva en frío hasta el momento de utilizarla.

ESTA CREMA ESTÁ MÁS RICA SI LA UTILIZAS RECIÉN HECHA, NO SE TARDA NADA EN PREPARARLA. SI NECESITAS ELABORARLA CON ANTELACIÓN NO LO HAGAS CON MÁS DE UNAS HORAS O UNA NOCHE. CONSERVA SIEMPRE EN UN RECIPIENTE HERMÉTICO Y REFRIGERADA.

Sirope de chocolate:

Ingredientes:

40 gr. de cacao en polvo sin azúcar * Yo utilicé cacao de proceso holandés, pero sirve cacao natural, a tu gusto.

20 gr. de azúcar glas

1 o 2 cucharadas de café recién hecho, templado

Preparación:

  1. Tamiza juntos el cacao y el azúcar glas. Mezcla un poquito utilizando una varilla.
  2. Comienza a añadir el café, a cucharadas, hasta lograr la consistencia que quieras.

Si vas a utilizar el baño de chocolate para glasear un pastel, queda mejor si lo dejas algo más denso; siempre puedes añadir un poquito más de café, o un poquito más de mezcla de cacao + azúcar para espesarlo.

Si quieres una versión más chocolatosa, puedes restar azúcar y aumentar la cantidad de cacao; conserva siempre un poquito de azúcar ( a no ser que estés preparando un dulce para alguien que no pueda tomarlo) porque si no el resultado será más amargo.

En una versión sin azúcar puedes mezclar una cucharada de café con una cucharada de edulcorante líquido ¡Y listo!

Reserva siempre bien cubierto con film, y no lo prepares con demasiada antelación, ya que cuaja rapidamente.

MONTAJE:

Una vez descongelados los bizcochos, preparada y bien fría la mousse, las cerezas bañadas en chocolate y listo el sirope ¡Vamos a montar!

  1. Utilizando una lira o un cuchillo de sierra, retira la parte superior de los dos bizcochos. La parte más irregular y abombadita.
  2. Puedes aplicar la crema usando una manga pastelera, una cuchara de helado o a cucharadas, aunque siempre es preferible utilizar un método que te permita calcular que utilizas la misma cantidad de crema en cada capa de tu tarta, en este caso sólo hay una capa de relleno, así que se notará menos. Yo usé la manga, pero puede hacerlo como te resulte más cómodo.
  3. Cubre con algunas cerezas. Ralla directamente la piel de  lima bien limpita y esparce algunas migas de bizcocho por la crema. Refrigera 20 minutos antes de cubrir con la capa final, porque esta crema es suave y ligera, y es preferible que esté bien fría antes de poner peso sobre ella (riesgo de espachurrar, aunque las cerezas ayudarán con esto).
  4. Una vez fría la capa montada, utilizando un biberón, una jarrita o una jeringuilla, cubre de sirope de chocolate.
  5. Sobre esta, pon la siguiente capa de bizcocho, que será la capa final.
  6. Cubre de crema como más te guste, no es necesario que te quede perfecta, aunque puedes, si quieres, cubrir por completo. Alisar bien con la espátula, y refrigerar 30 minutos. Habrás terminado una “capa tapamigas”, y una vez fría, sobre ella, podrás decorar como más te guste, cubriendo por completo de crema con la espátula; utilizando la manga ¡O como tú prefieras!
  7. Una vez terminada, cubre de cerezas, ralladura de lima y sirope de chocolate, o, si te gusta más otra decoración ¡Lo que te guste! Porque el resultado va a serguir estando riquísmo, fresquito, pre-veranístico y lleno de sabor.

Notas:

-Yo utilicé las cerezas con hueso, aunque puedes deshuesarlas antes de bañarlas. A mí me parecían mucho más bonitas con hueso ¡Pero a tu gusto estarán perfectas!

Espero, que si te animas a probarla, te guste y la disfrutes como yo la he disfrutado ¡1 Besito!

 

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s